3 ATRIBUTOS

La producción y consumo de leche de vaca tienen una importancia primordial en la economía nacional y de gran parte del mundo. Es un componente relevante en la alimentación de las personas, especialmente por su contenido de nutrientes de alto valor que contribuyen a una dieta adecuada, especialmente en la infancia.

La leche y los productos lácteos son alimentos ricos en carbohidratos que suministran energía y poseen cantidades significativas de proteínas, grasas y micronutrientes, esenciales para reducir la desnutrición, especialmente entre los más vulnerables.

Médicos y nutricionistas recalcan la necesidad del consumo de lácteos, puesto que son la principal fuente de calcio, vitamina A, del grupo B (B1 y B12) D, potasio, magnesio, yodo y otros nutrientes esenciales para la buena salud de los huesos y la prevención de enfermedades como la osteoporosis y posibles problemas óseos, fracturas, etc. Por esto es necesario, incorporar a la dieta diaria tres porciones de productos lácteos. Lo bueno de los lácteos es que pueden consumirse y combinarse de varias y distintas maneras, solos o acompañados. ¡Tú eliges!

3.1 BENEFICIOS

Un vaso de leche (200 ml) aporta aproximadamente un 30% de la dosis diaria de calcio recomendada, un elemento que ayuda a formar y mantener huesos y dientes fuertes, además de su rol en la función nerviosa, en la contracción de los músculos y la mantención de la presión arterial normal.

Esa cantidad aporta además un porcentaje importante de las recomendaciones diarias de otros minerales fundamentales como el potasio (11 %), necesario para el tono y contracción de los músculos; fósforo (20%), nutriente que ayuda a fortalecer los huesos y genera energía en las células del cuerpo. Esta cantidad aporta también cerca de un 15 % del requerimiento diario de proteínas de alto valor biológico, nutrientes necesarios para la formación de la estructura de las células.

Asimismo, provee al organismo además vitamina D, vitamina A, vitamina B12 y otras vitaminas del complejo B (B2 y Niacina), yodo, zinc, magnesio y otros micronutrientes.
La leche interviene en la prevención de afecciones dentarias y bucales, ayuda a conciliar el sueño, es importante en la hidratación y participa en la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, hipertensión, trastornos cardiovasculares).

Se ha establecido la recomendación de una ingesta de por lo menos tres porciones de lácteos por día, siendo de especial importancia la incorporación del hábito del consumo de leche y derivados lácteos en los niños (luego de la lactancia materna), para obtener los beneficios que este alimento ofrece, además de crear el hábito de una alimentación saludable por el resto de sus vidas y que se trasmitirá de generación en generación.

Para nuestro organismo la leche es parte fundamental de la dieta diaria al aportar invaluables nutrientes para el crecimiento y desarrollo de las personas, algunos como:

Proteínas de alto valor biológico: las cuales son esenciales para un adecuado desarrollo del cuerpo como de la inteligencia. Fortalecen y regeneran los músculos y tejidos de todo el cuerpo.

Fuente natural de calcio: este es un mineral necesario para que se desarrollen los huesos, dientes, ligamentos, entre otras partes del cuerpo. Para suplir con la cantidad necesaria de este nutriente se deben tomar tres lácteos al día.

Rico aporte de vitamina: ya sea A, D, E, K o vitaminas del grupo B, las que ayudan a reforzar las defensas del organismo. la leche aporta vitaminas necesarias en todas las etapas de la vida, siendo la principal fuente en la alimentación.

Contribución nutritiva de minerales: con un elevado contenido en elementos minerales como zinc, magnesio, potasio, fósforo que conforman un paquete incomparable de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y lípidos) y micronutrientes (vitaminas y minerales) esenciales para el adecuado crecimiento y desarrollo en la infancia, la leche.

Además, de contribuir a una dieta saludable y balanceada, la leche cuenta con importantes propiedades que la hace uno de los mejores y más completos alimentos que la naturaleza nos ha dado y lo cual nos permite:

– Mantener un adecuado peso: diversos estudios señalan que beber leche baja en grasa ayuda a perder peso y llevar una dieta saludable.

– Mantenerse hidratado: se recomienda para una buena salud general. beber leche baja en grasa, la cual aporta proteínas necesarias para recuperar el desgaste del músculo, después de realizar esfuerzo físico.

– Buena salud dental: la leche cumple un papel fundamental en la salud dental, según varios estudios clínicos. Además, reduce el efecto cariogénico – que produce caries- de ciertos alimentos.

– Ayuda a la salud cardiovascular: igualmente, el consumo de lácteos ha arrojado una disminución del riesgo de infarto, mayormente en mujeres. Aparentemente, el beneficio estaría en el tipo de ácidos grasos que la leche contiene.

3.2 PROPIEDADES

a) Las proteínas: Los lácteos proporcionan proteínas de elevada digestibilidad y alto valor biológico, ya que aportan los aminoácidos necesarios para cubrir los requerimientos humanos. Presentan una composición equilibrada en aminoácidos, en especial, en aminoácidos esenciales. Destaca el elevado contenido en aminoácidos de cadena ramificada (leucina, isoleucina y valina) y especialmente de lisina. Así, después de la proteína del huevo, la proteína láctea es la segunda en mayor valor biológico, oscilando sus valores entre el 80-90%. Debido a su alto contenido en lisina, pueden elevar el valor biológico de proteínas de inferior valor como los cereales, cuando se consumen conjuntamente.

b) Los lípidos: la leche contiene alrededor de 3,6 gramos de grasa por 100 ml, lo que supone alrededor del 50% del valor energético del producto. La grasa láctea contiene importantes cantidades de ácidos grasos de cadena corta y media, lo que facilita su digestibilidad. No obstante, posee un alto contenido en ácidos grasos saturados (mirístico, palmítico y esteárico), llegando a alcanzar las dos terceras partes del total de ácidos grasos.

c) Los carbohidratos: la lactosa es el principal, y casi exclusivo hidrato de carbono de la leche. Tiene una función esencialmente energética. Se hidroliza en el intestino en sus dos componentes: glucosa y galactosa. Esta última, además de fuente energética, es utilizada por el organismo para la síntesis de glicolípidos (los cerebrósidos tiene un papel fundamental en el desarrollo del recién nacido) y glicoproteínas. La lactosa presente en la leche parece tener un efecto beneficioso en la absorción intestinal de calcio. Entre otros mecanismos de acción, se ha postulado que la lactosa incrementa el transporte de calcio por la vía no saturable paracelular, concretamente porque al aumentar el volumen de fluido intestinal distal, incrementa el espacio intercelular y, por lo tanto, la permeabilidad. En adultos, este efecto parece tener más relevancia en situaciones de absorción de calcio comprometido”.

d) Los minerales: los lácteos constituyen una excelente fuente de minerales (constituyen alrededor del 1% de su composición), especialmente de calcio, pero también de fósforo, zinc, sodio y potasio. El aporte de yodo, selenio y cromo también es importante. Pero de entre todos ellos, destaca su contenido en calcio, hasta el punto que convierte a la leche (y sus derivados) en la principal fuente de este mineral, imprescindible para la vida.

Fuentes:

  • Estudio de calidad Nutricional de leches liquidas realizada por la organización de consumidores y usuarios de Chile.
  • Fedeleche.
  • Caracterización de sistemas productivos lecheros en la x región de chile mediante análisis multivariable1. Ricardo Smith R.2, Víctor Moreira L.2 y Luis Latrille L. Revista Cielo.
  • Investigación Tesis Universidad Austral de Chile: Caracterización socioproductiva de productores lecheros asociados a Centros de Gestión en la zona Sur de Chile. JAVIER Antonio Aravena Acuña.
  • Consorcio Lechero.
  • Ministerio de Agricultura de Chile.

SOCIOS

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM!